null

Aunque tu móvil se ahogue, no todo está perdido. Hay cosas que puedes hacer para evitar tener que llevarlo a un punto limpio, sigue estos consejos y con suerte quizás se salve…

5 consejos para intentar salvar tu móvil

1. Parece obvio… sácalo rápido del agua!
2. No intentes encenderlo, podrías provocar un cortocircuito y fundir algún componente.
3. Quita la tapa trasera, saca la batería, la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria. Nunca uses un secador, un ventilador ni un radiador, ya que el calor puede estropear los circuitos.

Tienes que secarlo, pero sin agitarlo. Pasa un trapo sobre el teléfono y la batería. Deja que se seque al aire o recurre al viejo truco del arroz (sumerge el teléfono y la batería en arroz crudo, absorbe muy bien la humedad)

4. Tienes que esperar 24 horas antes de volver a montarlo. Si aun así no funciona, espera otras 24 horas más.
5. Si todos los pasos anteriores no han servido de nada, tendrás que llevarlo al servicio técnico.

No digas que no sabes por qué ha dejado de funcionar porque descubrirán tu mentira, casi todos los teléfonos tienen en su interior una pegatina que cambia de color cuando se moja. Una vez que este “chivato” ha cambiado de color, se sabe que ha habido daños por agua.

Y si quieres ahorrar en tu factura de móvil puedes unirte a Lycamobile, es la opción de aquellos que no quieren problemas, contratos o ataduras, con los mejores precios del mercado y con la configuración que necesites, ¡llamadas ilimitadas multitud de megas y muchas más ventajas! ¡La mejor tarifa móvil de prepago, únete a LYCA!